Sueños escritos

La vida es un sueño imaginado


1 comentario

IGUALDAD-DE-NOEMÍ

 

Sentada frente al ordenador, con la pantalla encendida, abierta una página en blanco del bloc de notas, repasa de forma mental los últimos cinco años compartidos con el hombre que marcó una etapa de su vida. Por cierto, etapa destinada a terminar. Quiere expresar con mediana claridad la idea que ronda por su cabeza.

El problema es causa de una mentalidad cerrada, retrógrada. Como el eco que suena en tres dimensiones se repite en su mente la palabra: retrógrada, retrógrada. Mentalidad retrógrada, eso es —cree Noemí—. Se pregunta cuál puede ser la razón de que Roberto se muestre retro con respecto a los intereses comunes.

Quizá, el principal problema de los hombres es la falta de respeto a las mujeres —reflexiona—. Es una barrera que nadie sabe abolir. Roberto, y otros hombres como él no evolucionan, es eso. No viven acorde a los tiempos actuales —piensa Noemí asintiendo con la cabeza.

Roberto se ha encerrado en aquel pasado, cuando el hombre se creía superior a la mujer y ella lo aceptaba. ¿Será posible que no desee perder el añejo y cada vez más ridículo y erróneo estatus macho alfa? —se pregunta Noemí sin dejar de mirar la página en blanco.

Roberto teme a la evolución de Noemí que se muestra cada día más fuerte, segura de si misma y menos dependiente.

A su juicio la igualdad no entra en el programa de una mente retrógrada como la de Roberto. Noemí no necesita a un macho que frene sus capacidades, y le haga perder oportunidades. La mujer actual es más inteligente que la mujer de hace…, tiempo —frunce el ceño Noemí.

“Esto lo cuestiona una mente retrógrada, siempre” —en esto escribe la primera frase—. Se detiene un instante, respira hondo y continúa escribiendo su historia.

 

 


Deja un comentario

INSPIRACIÓN

Mi inspiración es una actitud positiva que mi mente adopta y orienta hacia ti.  Es una fuerza que llena de felicidad y energía mi vida. Mi imaginación abierta hacia ti. Me resulta sencillo ensoñar con tu cuerpo desnudo abrazado al mío. Fantasía de una realidad que quisiera disfrutar y compartir contigo. Percibo los besos que me das cuando te los pido. Placer extremo. Sublime.
Por ti siento un amor vivo que nace y muere en mí. (Con riesgo de morir sin morir, llego al infinito amor) Emerge de mi profundo lago azul un vigoroso deseo por satisfacer mi sed de amarte.  Mi inspiración es la emoción intensa que siento al darme cuenta de que por fin te encontré, mi alma. Cada minuto del día festejo con alegría mi victoria merecida que tanto tiempo me ha llevado descubrir.
Cuando pienso en ti desconecto, en tiempo real, de mi realidad. Interrumpes el paso del tiempo que se aleja de la juventud. Sentada bajo la sombra de este árbol, a orillas del río de la vida, no escucho rugir al embrutecido tiempo que arrastra los precipitados años hacia un inevitable final. Con tus besos al aire apaciguas, sin saberlo, la furia que siento contra la vida que se acaba. Llorar no detiene la vida.
Contigo encuentro el punto exacto donde nace mi felicidad. Equilibrio de un todo que me rodea. Te has convertido en mi centro. Eres parte de mi vida. Tu imagen estimula mis deseos y apetencias. Tus labios abiertos son mullidas esponjas líquidas, felices de verte en un cuadro que contemplo y que guardo en mi interior. Me maravilla recorrer este pasillo con la pared forrada de tus palabras escritas al viento. Tus formas, alargadas, trazos curvos. Líneas rectas. Tus ojos muestran cierto enfado. No dejan de gustarme. El cuadro me trae a la memoria un bosque donde te conocí. Uno que ya no existe. En él se encuentra la cueva, dentro una hoguera encendida crepita las llamas del deseo con tu leña. Ramas que abrasan, troncos que arden. Caliento mis manos en tu pecho. Escucho un susurro de amor. Deseo. Nos asomados al nacimiento del río donde mojamos los placeres escondidos. Detengo la mirada en tus labios, otra vez. Sabrosa y suave boca mojada por tu lengua que habla sobre mí. Satisfaces mis necesidades con tus palabras. Placer de mis sentidos. Almohada donde reposan mis sueños. Me apeteces, azúcar de mi vida. Alimento que me sostiene. En su punto de sabor y temperatura, con tu deseo, sacias mi sed de tu cuerpo. Te tomo como cerveza fría, amarga y fresca, a la vez.  Cena que culmino satisfecha. Saboreo nuestro elaborado orgasmo. Sosiego de amor y placer. Descanso de mi lucha eterna, vives en mí.
Tus cuerdas mentales entonan la melodía que has creado para mí. La vibración se sitúa, a través del espacio y el tiempo, dentro de mi pecho. Mi cuerpo vibra a tu ritmo. Estribillo que dice veinte veces “te amo” en clave secreto. Me llena de felicidad tu mensaje que inspira un sentimiento extremo, el más puro que existe.
Tengo suficiente tiempo para abrigar tu cuerpo cada invierno. Quiero hacerlo a diario.
Los problemas son nimias tonterías que los demás construyen entre el amor y la felicidad. Deseo que la alegría sea dueña de los besos, de tu sonrisa. De nuestra vida. Quiero verte caminar confiado, seguro de querer amar y sentir el amor. De ti, de mí, nacen nuevas ganas de volver a sentir la vida.
Te amo (amor, inspiración)

 
Dedicado a M.a.n.u.e.l. Mi gran maestro, él me enseñó a darme cuenta de todo y de nada.

 

 

Nota: mis textos (trabajos) están protegidos por SafeCreative.