Sueños escritos

La vida es un sueño imaginado


Deja un comentario

Que no se enteren

Que no se enteren los necios, ni los envidiosos, del aprecio que nos tenemos.

Es mejor hacerles creer que no hay amor entre los dos.

A los envidiosos hay que darles lo que nadie quiere con un poco de desprecio, y, medio, o más, de odio, será suficiente para mantenerlos contentos.

A los necios podemos derramarles cualquier versión de rabia en la cepa de su entendedera agujereada por la ignorancia extrema. Cuanto más mierda les demos, mejores sandios serán.

Pero que no se enteren de nuestro amor y de cuánto nos queremos: los despreciables sandios necios, ignorantes, envidiosos.

10/01/2021


Deja un comentario

A mi amigo

Mi querido y respetado amigo:
Esteban
El relato escrito ayer en clase por mi alumna Victoria ha provocado en mí varios sentimientos contrastantes:
Rabia, tristeza, alegría, satisfacción.
Rabia por la claridad de sus argumentos. Tristeza por su abrumadora sinceridad. Alegría por su soltura narrativa. Y satisfacción porque es mi pequeña rebelde, astuta, sincera, directa y terriblemente divertida aprendiz.
Pienso que vale la pena enviarle una copia del papel escrito a mano para que lo analice con detenimiento. Puede darse por aludido, pues, el protagonista del debate fue usted, mi amigo.
También le envío mi más cordial felicitación para su familia, y el deseo de que pasen una noche buena del mejor modo posible.
Sin más que decir le ofrezco mis saludos, unidos a continuos agradecimientos por su ayuda.
Amadeo
Andalucía, a 24 de diciembre del 2020